sábado, 1 de marzo de 2008

Blup


Blup....Blup...Blup...

Uno a uno van aflorando como burbujas los sentimientos, emergen - explotan - liberan... Sensaciones, vanas.

Es como si hubiera liberado esa efervescencia mental que abre, evapora, reactiva, circula por medio de su órgano flácido y viejo, pero ahora vigoroso y penetrante. Imágenes encontradas de una misma persona que se busca girando sobre su eje igual que un perro persigue su rabo.

Ilusión de desvanecerse, tentativa de permanecer.

Ella está encerrada en el intento de trascendencia en el pensamiento ajeno, cautiva de una mente vecina, amiga y perversa, muy perversa y morbosa.

Recuerdos, grietas de esa niñez cada vez más profunda, bordes abismales y filosos encerrados en ese recorte del universo, en esa conjugación terreno-espiritual que conforman su ser, solo suyo.

Tan muerto como el interior de un espantapájaros.

En la habitación no se oía más que ese silencio que aturde y perfora.

Con el pene erecto giraba sobre la media punta de sus pies, sus brazos en forma circular apuntando por encima de su cabeza al cielorraso descascarado que cae en cámara lenta muy de a poquito. Su postura intentaba hacer de él esa bailarina de cristal, de cajita musical, que nunca dejó llegar a consumar en otros...

El tutú rasgado, como si una fiera hubiera rasguñado sus carnes, a punto de explotar dejaba entrever bellos desorbitados que cubrían su pecho, panza y pubis. Asomaban por partes ya que definitivamente nunca entraría en su cuerpo de cuarenta y dos fétidos inviernos verdes y pálidos un talle de tan reducido tamaño. El mismo tutú que tres días atrás usó esa pequeño engendro de tan solo ocho añitos y cuerpecito de porcelana, roto por el fluir de su misma sangre, en su primer baile.

Las plumas blancas del almohadón emparchado cayendo por toda la habitación, pegándose algunas en los manchones de humedad de las paredes rosa viejo, mientras él giraba y giraba, atónito y sonriente. La niña muriendo en el horizonte de su mirada encendida y desconsolada por el paso prematuro a la madurez.

1 comentario:

oscar dijo...

sin, palabras perdidas mentes encontradas, enmarañadas en sentidos diferentes abismales encuentros que renuevan lo viejo o lo nuevo? usada!!!! transtornada o acabada, cuestiones de razonamiento dias de pasar, noches que no llegan amaneceres muy rapidos, siluetas divagantes en flotas espaciales o carrosas que trasnportan animales, encuentros muy vanales pero alcanzando las rimas de voces bestiales, de sables y sombras entre miles que no estan dispuestos a luchar si no tienen escudos armables por que en la vida no son tan confortables, por eso prefiero andar sin armadura esa dura cabeza muy dura capa de silicona ,parafina, sorbete de polimero por fuera hueco por dentro razon para en la vida no ser absorbido por la bocaaaaaaaaa,, el sorbete jajajajaj ..........que lindo tu blog es muy originasl muy lindo todo lo que escribiste chao un beso oscar ,, cuidate .......f